Cómo montar un stand de feria completo

Cómo montar un stand de feria completo

Diseñar un stand de feria es algo que hay que planificar con tiempo para lograr que el resultado final sea todo un éxito. Sí, porque atraer más o menos clientes dependerá en gran medida de la imagen que transmita el espacio comercial.

Todo influye, desde la decoración hasta la disposición de los productos, pasando por la cercanía que se pueda tener con los posibles clientes e incluso los detalles que se hayan preparado para difundir la imagen de la marca.

La clave está en cuidar hasta el último detalle y pensar que el stand feria es una parte más del negocio (aunque sea una parte temporal) y debe ser acorde con la imagen y los valores que la marca desea transmitir.

Cómo preparar un stand de feria perfecto para tu empresa

Para un buen resultado debes tener en cuenta varios aspectos entre los que destacan muy especialmente los siguientes.

Asegúrate de cuánto espacio tienes disponible

Antes de empezar con el diseño debes conocer las medidas de stand para ferias que vas a utilizar en esta ocasión, porque pueden variar de un evento a otro. De hecho, es posible que los organizadores te brinden la posibilidad de elegir entre espacios más grandes o más pequeños.

Conocer las dimensiones de tu espacio de trabajo es esencial para hacer un diseño acorde a las mismas. Porque al final lo que buscamos es que el stand no se vea demasiado abarrotado de cosas, pero tampoco que se vea muy vacío.

Incluye la información corporativa

En un stand de feria el diseño lo es todo. La estética es lo primero que van a ver los posibles clientes y es lo que hará que se acerquen o no a conocerte.

Por supuesto, a simple vista debe ser visible el nombre de tu empresa, pero no te olvides de incluir otra información corporativa importante como el logo, la dirección y las vías de contacto, así como las redes sociales.

La mejor forma de hacerlo es con cartelería y paneles de calidad. Qué tengan un diseño bonito y que se vean bien incluso desde lejos. Los roll-up también son muy socorridos para esta tarea.

Prepara algún detalle para los asistentes

Una vez que has atraído al público, es buena idea darle algún detalle que haga que te recuerde con el paso del tiempo. Debería ser algo que guarde algún tipo de relación con tu sector de actividad y que también sea útil.

Por ejemplo, un marcapáginas si necesitas publicitar una librería, un pequeño libro de recetas de cocina si vendes menaje, un bloc de notas, etc. Siempre con tu información corporativa impresa y un diseño muy cuidado. Que se vea que es un detalle de calidad.

Por supuesto, no puedes olvidarte de las tarjetas de presentación. Opta por modelos actuales que incluyan códigos QR en los que se pueda ampliar la información, y elige un diseño atractivo. Puedes repartirlas entre quienes se acerquen al stand, pero también entre todos los asistentes a la feria si te das un paseo en las horas de mayor afluencia.

Un stand de feria bien diseñado puede marcar la diferencia entre que la presencia de tu negocio en ese evento sea o no un éxito. Así que dedica algo de tiempo a pensar qué elementos vas a poner y dónde estará cada uno de ellos. Te aseguramos que el esfuerzo merecerá la pena.