El street art y su clave en publicidad

Street art

¿Sabías que el street art y la publicidad offline están íntimamente ligados? Ambos se sirven mutuamente de inspiración y soporte. ¿Por qué no utilizarlos para llevar la promoción de tu marca al siguiente nivel?

Qué es el street art

Street art, arte urbano, arte callejero… Por tales términos se conoce a toda manifestación artística que aparece en las calles de nuestras ciudades, generalmente de forma no autorizada. Por lo general, este tipo de obras presenta un fuerte componente crítico hacia la sociedad o la política contemporáneas. Buena muestra de ello son las obras de Banksy y Shepard Fairey.

A la hora de definir el arte urbano no podemos circunscribirlo exclusivamente a los grafitis. Así, ni todo el arte callejero consiste en grafitis, ni todos los grafitis alcanzan la categoría de street art. De hecho, el mismo engloba técnicas muy heterogéneas (esculturas, pegatinas, carteles, etc.).

Su importancia en la publicidad

El arte callejero y la mercadotecnia son dos disciplinas en constante (y fructífera) cooperación. No en vano, su fusión se conoce como marketing de guerrilla o street marketing. El mismo incluye todo uso de la vía pública con fines publicitarios, siempre que emplee medios marcadamente artísticos y transgresores.

Esta forma de publicidad offline se caracteriza por sus altas dosis de creatividad y por el fuerte impacto que causa en los viandantes. A fin de cuentas, utilizar formatos poco convencionales (como grafitis o esculturas) es perfecto para marcar la diferencia.

Street art: ejemplos

  1. Fearless Girl: esta famosa escultura fue situada justo enfrente del mítico toro de Wall Street como parte de una campaña publicitaria de la agencia neoyorkina McCann para el Fondo de Inversión State Street Global Advisors. Con ella se buscaba llamar la atención sobre la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. 
  2. McDonald’s: la cadena de comida rápida pintó un paso de peatones como si de un paquete de patatas fritas se tratara. ¡Hasta incluyó el paquete de cartón con su inconfundible «M»! Vistoso y efectivo a más no poder. 
  3. Gucci, Christian Louboutin, Swatch o Zippo: las marcas más exclusivas apuestan por los grafitis de enormes dimensiones en urbes como Londres o Los Ángeles. Con ello consiguen alcanzar una enorme viralidad en redes sociales. Ciertamente, se trata de marketing de guerrilla en estado puro.
  4. Kit Kat: uno de los ejemplos de street marketing más originales de nuestra lista. La conocida marca de chocolatinas puso un banco en el parque cuyas tablas simulaban a la perfección la forma y el color de sus conocidas barritas de chocolate.
  5. GosSOS: se trata de una acción de marketing de guerrilla a cargo de la agencia Ogilvy. Consiste en una serie de esculturas caninas a tamaño real atadas al mobiliario urbano. El Ayuntamiento de Barcelona encargó esta campaña para concienciar sobre el abandono de mascotas y promover su adopción. 

Todo lo que necesitas para desplegar una campaña de street art capaz de romper moldes es contar con soportes gráficos de primer nivel. Eso es, precisamente, lo que conseguirás trabajando con Jesús Poveda. ¿A qué esperas para contarnos tu proyecto?

¿Necesitas llevar tu empresa un paso más allá?
Contacta con nosotros de inmediato.