Preimpresión digital: qué es y sus diferencias con el proceso de impresión

Preimpresión digital

El trabajo de diseño no acaba cuando se ha realizado la labor creativa. Es necesario asegurarse de que el resultado final, una vez impreso, será óptimo. Para ello, contamos con la preimpresión digital, un proceso imprescindible dentro del campo de la publicidad.

Qué es la preimpresión digital

Se trata de la fase que precede al proceso de producción digital. Porque, antes de la impresión definitiva, es necesario asegurarse de que el diseño es el adecuado y se adapta realmente al formato deseado por el cliente.

Factores como el tipo de máquina usada para la impresión, la calidad de la tinta, la medida del área de impresión, y hasta las dimensiones de las pinzas que sujetan el papel, pueden influir en el resultado final y alterar el diseño con respecto al trabajo realizado por el especialista. De ahí la necesidad de la preimpresión. El objetivo es que el producto final tenga la máxima calidad posible.

Qué tareas implica la preimpresión digital

Para llevar a cabo la organización de los procesos de preimpresión digital, hay que pasar por varias fases.

La primera de ella es hacer una recopilación de los diseños originales y luego hacer una vectorización de la imagen o el logotipo, a fin de conseguir una reproducción óptima en la fase de impresión.

Después se pasa al tratamiento de los textos e imágenes, para adaptarlos al formato de impresión. Realizando la labor de ensamblado de estos elementos si fuera necesaria. Esta última se lleva a cabo cuando hay algún desajuste entre los textos y las imágenes.

En el siguiente paso hay que montar la forma impresora, obtener los resultados, recopilarlos, y analizar si estos se amoldan a lo deseado o si hay que hacer algún ajuste más.

A fin de obtener unos resultados de mayor calidad, el profesional debe tener amplios conocimientos en materia de las tintas a utilizar y la separación o adición de colores.

Diferencia entre impresión gráfica y preimpresión digital

Aunque ambos términos se llegan a confundir, es importante tener claro que no estamos hablando de lo mismo.

La impresión gráfica es el proceso central dentro de la disciplina de artes gráficas. Se encarga de transformar el diseño en un formato físico a través de la impresión. Para ello utiliza diferentes técnicas como el sistema offset, la flexografía, el huecograbado y la impresión digital.

Como decíamos al principio de este artículo, la preimpresión digital es la fase previa al proceso de impresión. En la que se revisa que el diseño encaja correctamente dentro del formato de impresión, y se hacen los ajustes necesarios si esto no fuera así.

La preimpresión consigue que el proceso y los acabados de impresión sean de mayor calidad.

La preimpresión digital es un proceso complejo, pero totalmente necesario dentro del campo del diseño y las artes gráficas. Es la mejor forma de ahorrar tiempo y recursos durante la impresión, garantizando que el resultado será óptimo, antes de que comience el proceso que dará lugar a las copias impresas. Por eso, es importante dejar este tipo de tareas en manos de especialistas.