Impresión por sublimación: qué es, ventajas e inconvenientes

Impresión por sublimación

Existen diferentes técnicas de impresión, y elegir entre una u otra dependerá del diseño y del artículo sobre el que se va a imprimir. El origen de la impresión por sublimación se remonta a la década de 1970 y, aunque en principio no se tuvo en cuenta como una técnica para imprimir, se dieron cuenta de que de la misma forma que el agua, las tintas se podían convertir en gas a temperaturas muy elevadas.

A día de hoy, la impresión por sublimación es una de las técnicas más utilizadas para transferir fotografías o ilustraciones con una gran calidad, ya que a diferencia de otros métodos, se puede realizar sobre una gran cantidad de superficies, como el metal, la cerámica o el cristal, entre otros muchos.

¿Qué es la impresión por sublimación?

La sublimación es una técnica de impresión sencilla para personalizar diferentes artículos. La tinta que se emplea es sensible al calor y pasa directamente del estado sólido al estado gaseoso.

Para realizar la sublimación, el diseño elegido se imprimirá con una impresora especial en un papel mate de inyección de tinta o en un papel térmico. Por último, haremos presión sobre el artículo para que se transfiera la tinta del papel al objeto.

Ventajas e inconvenientes de la sublimación

La impresión por sublimación presenta grandes ventajas y algunas desventajas que habrá que tener en cuenta antes de decantarse por este método. Entre las ventajas de la técnica de sublimación, podemos destacar las siguientes:

  • La sublimación, a diferencia de la serigrafía y al igual que la impresión digital, permite una impresión con colores ilimitados de fotografías e ilustraciones.
  • Gracias al calor que se emplea para llevar a cabo el proceso, la impresión es muy precisa y duradera.
  • Es uno de los pocos métodos que se pueden llevar a cabo también sobre soportes rígidos, ya que además de la sublimación textil, se puede realizar la impresión por sublimación en múltiples materiales: poliéster, cristal, cerámica, plástico o metal, entre muchos otros.
  • No es necesario imprimir una cantidad mínima, ya que tanto si imprimes una unidad como si imprimes muchas más, el coste unitario es el mismo.

Por otra parte, algunas de las desventajas de la impresión por sublimación son las siguientes:

  • Solo se puede imprimir en textiles que tengan al menos un 70 % de poliéster en su composición.
  • En superficies no textiles, solo se puede imprimir en objetos a los que se les haya aplicado previamente un recubrimiento especial de poliéster.
  • Los objetos deben tener un fondo claro para que se pueda imprimir por sublimación.
  • Los objetos sublimados expuestos permanentemente a la luz directa del sol, pueden decolorarse.

¿Qué se puede sublimar?

Debes tener en cuenta que no se puede sublimar cualquier artículo que desees. Por eso, es necesario que consideres los materiales y colores adecuados para trabajar:

  • Si vas a personalizar productos textiles, tan solo podrás trabajar sobre poliéster. Con lo que sublimar una prenda de algodón no es posible. También puedes imprimir sobre cualquier soporte no textil que lleve incorporado un recubrimiento especial de poliéster.
  • La sublimación solo es adecuada sobre fondos blancos. La tinta empleada para la sublimación es transparente y se añade al color de la base. De esta forma, si sublimas sobre un fondo de color, el resultado puede no ser el esperado.

En resumen, la impresión por sublimación es la técnica ideal para personalizar artículos de regalo como tazas, platos, imanes o llaveros, siempre que estos se hayan preparado previamente para que se pueda imprimir sobre ellos y no sean de un color oscuro.

Si estás pensando personalizar algún artículo de regalo para sorprender a alguien especial, no te lo pienses más. Contacta con nosotros y te ayudaremos a elegir la técnica que más te convenga.